367.- ¿Cuándo no será necesario ser un alcalde independentista porque Cataluña ya es un estado independiente?

No deja de ser curioso que un primer ministro francés pretenda ser alcalde de Barcelona, aunque sería quizás más curioso todavía que no lo quisiera ser. Eso supongo que es un algo sin parangón para la ciudad condal y un batacazo para la que pretende ser la capital de España. que es Madrid. Es por ello que cuando alguien que ha llegado tan arriba en la política francesa se propone ser alcalde de una ciudad del país vecino, es quizás porque para él conseguir gobernarla sería el más gran honor que quizás jamás podría conseguir. Estamos hablando de alguien que podría ser alcalde de París, que según creen algunos es quizás la ciudad más importante del mundo y una auténtica capital, con todo lo que ello conlleva, pero no, a él nadie le ha negado la posibilidad de ser alcalde de la ciudad francesa y en vez de eso se propone como alcalde de Barcelona.

La verdad es que Manuel Valls siendo alcalde de Barcelona sería seguro que mejor que la pésima Ada Colau, ya que esa mujer está dejando la ciudad en una especie de distrito sub urbano, donde los drogadictos ya vuelven a pasearse como en tiempos pasados. La suciedad de las calles es abrumadora, las aceras a este ritmo apestarán y si no llega un reemplazo lo antes posible, todo lo que hicieron los alcaldes anteriores para que la cosa mejorara, ella la destruirá en un mandato. Recuerdo que muchos decían que era un auténtico desastre para la capital que Colau fuera alcaldesa, aunque yo me guardé la posibilidad que se equivocaran, pero la verdad es que ni los más pesimistas dudo que llegaran a ver lo que estamos viendo ahora. La prohibición de construir nuevos hoteles fue un desastre de grandes proporciones, sobre todo pensando que algunos de ellos ofrecen más empleos que los que pueden dar muchas empresas. Se paralizaron la construcción de hoteles que debían albergar ciento cincuenta empleados, otros más pequeños, pero que seguro que si no se hubieran frenado esta nueva tongada de hoteles, ahora habría tres o cuatro mil nuevos empleos. Su intención era convertir una ciudad turística en una para las personas, sin darse cuenta que Barcelona a la larga será una especie de museo y que, sus habitantes deberán vivir en su mayoría en el extra radio, sin que ello suponga ninguna desgracia. Porque no pasa nada tener que vivir a veinte kilómetros del puesto de trabajo, ya que otra cosa sería derrumbar la Eixample y construir bloques de edificios de ochenta plantas para conseguir que todo el mundo pudiera vivir en la ciudad. A mí no me gustaría y no vivo en Barcelona, por eso como en todas las ciudades del mundo, los centros y lugares turísticos son para los ricos, o para aquellos que se lo puedan permitir. Además es normal que muchos extranjeros ricos que viven en una Alemania que en invierno tienen un 70% de días nublado con unas temperaturas media de diez grados bajo cero, quieran un apartamento en Barcelona con un 70% de días de sol y máximas en pleno invierno de doce grados sobre cero.

Para mí la opción de Manuel Valls es un honor, aunque a mí no me gusta su idea de una España unida en detrimento de Cataluña, o a volver a las corridas de toros que él defiende como un claro ejemple de tradición española y lo peor aún es que tras su fracaso, con salida por la puerta de atrás de su partido político en Francia, ahora pretenda venir aquí como el salvador de algo, que ya tiene a sus barceloneses interesados en hacer cambiar.

La opción de una candidatura independentista es la que más me gusta, aunque yo solo puedo opinar porque yo no vivo en Barcelona. Pero votar a alguien que conoce la ciudad como Jordi Graupera, que es independentista y que además pretende aglutinar todas las tendencias secesionistas de la ciudad, para mí es la mejor. Además seguro que lo hará mejor que un forofo de una tauromaquia ahora prohibida en la ciudad, que además le han despedido de su partido político y que encima no se acaba de decidir entre francés o catalán, o una alcaldesa como la actual que prefiere abandonar la ciudad antes que hacer nada para que mejore.

Y viendo que en Barcelona ya está hablando de las elecciones municipales donde el independentismo pinta que cada vez va a más, mi pregunta es: ¿Cuándo no será necesario ser un alcalde independentista porque Cataluña ya es un estado independiente?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s