283.- ¿Deben agradecer los nuevos empresarios catalanes la inversión franquista?

Ayer discutiendo con mi padre me encontré con un dilema que me corroe por dentro, desconozco por qué pero es algo que no acabo de entender. Lo contaré de una manera muy llana para que la gente lo pueda entender, yo hace un par de años me encontré un perro abandonado por la calle, la historia que cuento es completamente cierta, era un perro cazador que parecía de muy buena raza, lo tuve en casa unos días pero me di cuenta que aullaba con una cierta frecuencia, la situación me asustó de cara a los vecinos y decidí regalar el animal a un cazador, éste se lo vendió por una cantidad que desconozco del todo y es aquí donde se centra mi discusión. Para mi manera de pensar yo regalé un perro, pero según mi padre yo regalé una cantidad de dinero a un conocido, es decir que si el animal se vendió por mil €uros, yo en realidad regale esa cifra monetaria. Es en eso que mi discusión queda totalmente encallada, así cuando alguien recibe una herencia si aquello se vende es dinero y si no llega nunca la venta es propiedad. En ese tipo de discusiones ya me pierdo por completo, porque si aquello se vende cuando el precio está en alza se regala más, que cuando tras una crisis se acaba vendiendo por la mitad. En ambos casos se trata del mismo patrimonio ya un poco como el perro, así si extrapoláramos la misma situación en la independencia de México o Venezuela, ¿España qué regaló a los habitantes de esas tierras? ¿Pozos petrolíferos por un valor miles de millones de €uros o simplemente unos terrenos que por aquel entonces no valían nada?

Porque cuando esos territorios de ultramar se independizaron de España, las tierras castellanas ya recibían de ellos miles de millones de €uros en barcos semanales repletos de oro, convirtiendo esas inmensas zonas pobres en yacimientos de ese preciado mineral. Así para muchos castellanos, se podría interpretar que los españoles fueron tremendamente generosos, al dar de una manera completamente desinteresada estas cantidades inmensas de dinero. Pero es aquí donde todo queda mal interpretado, ya que esos en su día solo querían la independencia, si con ello se quedaban con el dinero que generaban ya sus tierras tras el cambio de propietario, tanto el antiguo dueño como el nuevo sabían de que iba el negocio.

Algo parecido es lo que a menudo nos advierten esos mismos gobernantes o hasta incluso pueblo llano de España, al decir que si en Cataluña hay industria es gracias a la inversión que Franco hizo en la región catalana y aunque, en la actualidad no queden ni in cinco por ciento de ellas, debiendo agradecer lo que hizo el dictador. Todo ello para afirmar con escrupulosa ambigüedad, que todos aquellos que se hipotecan en la región catalana para llevar a cabo un nuevo proyecto empresarial, es gracias a dinero salido de las arcas del estado. De esta manera se intenta justificar lo injustificado, llevando a entender que si un burgalés, llega a Terrassa para estudiar ingeniería y tras vender su patrimonio en Burgos, monta una empresa en la región catalana, quien realmente sufraga aquella inversión no es el capital invertido tras la venta de aquel patrimonio, sino un dinero imaginativo salido de la supuesta inversión que hizo en su día el general en tierras catalanas.

Y viendo que seguro que mi manipulación expresiva en mi escrito actual desagradará a la mayoría de mis lectores, mi pregunta es: ¿Deben agradecer los nuevos empresarios catalanes la inversión franquista?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s