222.- ¿Conseguirá España mantener la unidad ante estas grabaciones que la involucran contra Cataluña?

Nadie dijo que el mundo era justo y ni mucho menos que lo debía ser, aunque ahora gracias a las nuevas tecnologías lo haremos menos peligroso, menos violento y con más seguridad en todas partes. Eso se debe a esos maravillosos teléfonos móviles que todos llevamos siempre encima, pequeños aparatos con grandes capacidades de transmitir todo tipo de informaciones. Así mientras estamos tecleando el número de alguien que nos interesa, al ver como un individuo está rompiendo el cristal de un coche para robarle la radio, podemos grabar aquello como si se tratara del uso del aparato sin que aquel ladrón se dé cuenta que la viejecita de la esquina está en registrando toda aquella escena. Así la señora sin saber qué hacer con aquellas imágenes las envía a su nieta que las cuelga en un portal de internet, ello hace que cuando el malhechor llega a casa ya le está esperando la policía, porque gracias a las cámaras repartidas por la calle se le ve como se desplaza hasta su hogar. Esto que parece absurdo y que se ha visto en miles de películas y en todo tipo de series, ha hecho reducir de manera considerable estos robos y ya no digamos aquellos que son con violencia.

En esa España donde cualquier político se ve con la serenidad de poder robar al primero que le pasa por delante, que al mismo tiempo se ve con el poder extorsionador de los más humildes en beneficio propio, empieza a ver que sus colaboradores y amigos de trabajo (chanchullos) ponen el teléfono encima de la mesa boca abajo para no quedar en el bolsillo, lo que conlleva que le pueden estar grabando sin que él lo sepa, o peor aún, que sea una llamada a su peor adversario político, esperando que ese tramposo falle y este otro pueda ocupar su lugar. Todo ello con el problema añadido, que el malhechor de la política no puede ir todo el día controlando los teléfonos de los demás como si se tratara de un paranoico salido del psiquiátrico de la esquina.

Aquellos que antes se atrevían ante cualquier fechoría, ahora deben trabajar con mucho más esmero y a pesar de ello, a menudo ven como les acaban atrapando a la primera de tres. Los particulares ya no tienen un solo celular, sino que son varios, algunos hasta incluso tres, de manera que en una entrevista se puede poner uno encima de la mesa con aspecto de apagado, pero que en realidad el que está en el bolsillo sí que grava toda aquella conversación. De esta manera los déspotas empiezan a tener miedo, viendo que sus maneras de actuar salen a la luz y que todo el mundo sabe que en realidad todo lo hacen en beneficio propio.

Supongo que el ministro Fernández Díaz nunca se pudo llegar a imaginar que le grabarían mientras miraba de extorsionar a los catalanes mediante la fiscalía general del estado, pero aunque él diga que no se pueden usar estas grabaciones en su contra y que su partido no haya padecido desgaste por ello, los catalanes han vuelto a ver que no hay alternativa a la independencia, porque siempre se buscará una tangente para desmentir lo que han estado haciendo. Todo sea por robar a los catalanes y repartir miserias después de haberse quedado parte del botín. No me quiero ni imaginar que hubiera pasado si en vez de perseguir a los catalanes se hubiera perseguido a esos andaluces que tiran piedras a los alcaldes que no les gustan.

Y ante esa sociedad del control, mi pregunta es: ¿Conseguirá España mantener la unidad ante estas grabaciones que la involucran contra Cataluña?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s