210.- ¿Por qué los catalanes debemos ser súbditos de los madrileños?

En España el principal problema es el poder y los únicos que lo pueden administrar por orden celestial son los castellanos. Da igual que sean pobres, sin empresas y sin mar, Castilla debe ser la administradora de todos los españoles. Los catalanes no somos ni por asombro tan opulentos, ni nos sentimos tan sobre dimensionados, por esos creemos que el poder del gobierno se debe repartir. Y aquí es donde hemos chocado, no hay manera de entender desde esa mentalidad tan superior administrada por los dioses del Olimpo, que alguien que no ha recibido este don pueda quererse administrar. Y esa necesidad tan anticuada de gobernar solo desde una capital, que debe ser la ciudad más importante del país se desmorona cuando España entra en la UE.

Esa entrada en la comunidad internacional se rompe por completo cuando se deja de controlar el mercado, eso hace que una ciudad como Barcelona que recibe todos los petacazos posibles, por parte de un gobierno totalmente opuesto a que Cataluña, despunte un poco más de lo que ya lo hacía cuando el comercio se controlaba íntegramente desde Madrid. Desde esa Castilla controladora lo que nunca se debe pretender es intentar ser más que los demás, como si ellos tuvieran ese arte del negocio que no tiene genéticamente ningún ser.

Los catalanes con la entrada en la UE y gracias a unos boicots a los productos hechos en Cataluña por parte del resto de los españoles, hemos internacionalizado nuestra economía como nunca y todas aquellas inversiones que desde Madrid no se quieren hacer, las hacen los de fuera porque ven en Barcelona y su entorno el sitio ideal para que cualquier empresa consiga la proyección mundial que necesita. Llegándose al extremo que la ciudad de Madrid se convierta en un reducto de tercera ante la capitalidad extrema de Barcelona.

Es en la capital de España donde las inversiones de los últimos años con dinero de todos los españoles, se ha multiplicado hasta conseguir situaciones de extremo despilfarro, diferenciando con gran acritud lo que es el gasto de Comunidad Autónoma con lo que se invierte en la capital. La inversión que se hace en ministerios, museos, trenes, aeropuerto y hasta incluso en carreteras no se corresponde a la región en sí, sino al hecho de ser capital. Y a pesar de invertir ingentes cantidades de dinero en una sola ciudad mucho mayores a las que han recibido nunca Andalucía, Extremadura, Murcia y Asturias juntas, nos encontramos con un lugar decadente que ya nadie quiere invertir porque desde fuera saben que sin Cataluña, tendrá la misma fuerza económica que Toledo o Salamanca.

Por supuesto que en Cataluña nunca se ha invertido lo mismo que en esa capital decadente que se llama Madrid, una ciudad que si no fuera por la inversión del gobierno ya nadie querría invertir. Un emblema de poder que se está convirtiendo en una de aquellas armaduras  que hay en los paradores nacionales y que nadie se fija porque representan algo del pasado. Mientras que la ciudad habitada por los más odiados de España, Barcelona, crece hasta niveles jamás vistos. Y encima debemos escuchar que la inversión en Madrid durante un trimestre fue más alta, otro engaño, ya que lleva siglos de gran despilfarro, ya solo le falta que asfalten las calles con oro para ver si atraen a más visitantes.

Y viendo que la relación entre Cataluña y Madrid cada vez es más difícil, mi pregunta es: ¿Por qué los catalanes debemos ser súbditos de los madrileños?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s