191.- ¿Se convertirá Cataluña en la región más rica del planeta?

A veces las personas podemos tener cambios de humor, pequeñas tragedias familiares y yo por desgracia no estoy exento a tales acontecimientos, por eso he tenido ese pequeño “descanso” de  mis obligaciones hacia mis lectores. Muchos pensarán que escribo mucho y en cierto modo tienen razón, porque muy a menudo soy capaz de hacer dos escritos para mi blog cada día, pero todo me sucede como por arte de magia y de la misma manera que para muchos debe ser imposible escribir dos líneas ante una hoja en blanco, para mi esta hoja se convierte en un gran argumento para mi próximo libro.

Las sociedades vivimos todas bajo el mismo paraguas y todo aquello que queremos para nosotros, lo quieren los demás para sí mismos. De esta manera si un boliviano ve sus calles sucias de pegotes en las paredes, sin asfaltar y con los deshechos que circulan sin control, esto no significa que les guste. Eso hace que cuando van a una ciudad limpia y ordenada la consideren un lugar maravilloso para vivir.

Por regla general aquellos países que el clima es muy benigno, la gente es descuidada aunque eso no se pueda generalizar, esto se debe a que se puede vivir en cualquier parte de esa región sin preocuparse, de manera que las casas, las ventanas y las puertas son el reflejo de unos “colonizadores” que llegaron allí para imponer unas normas urbanísticas que no son muy adecuadas para aquellos climas. Los antiguos de las zonas ya vivían en unas chabolas hechas de barro, sin baños en su interior (ya que salir fuera no era problema) y con pocas ventanas, todo ello era tras una experiencia de muchos siglos de adaptación a aquellos climas poco fríos. Pero los que llegaron de fuera para imponer sus normas, venían de inviernos que cada año veían nevar poco o mucho, que las calles se convertían en auténticos barrizales y que las ciudades, ya muy grandes los habitantes debían amontonarse todos en grandes edificios para poder subsistir cerca del lugar de trabajo. Allí llovía mucho y las calles sin asfaltar se convertían en auténticos barrizales, donde las caídas y las torceduras de pie eran algo habitual. Por eso en los países fríos se dieron cuenta que el asfaltado conseguía solucionar parte de esos agravios, pero en esos países que hace mucho calor y encima llueve poco, ese mismo asfalto se puede convertir en hornos que se deshacen y encima siempre está lleno de polvo por la falta de precipitaciones.

Así nos damos cuenta que lo que es bueno para unos no lo sea para otros, pasa exactamente lo mismo para España. Invertir grandes cantidades de dinero en infraestructuras en Cataluña sería muy bueno para convertir la región en una de las más ricas del mundo, pero por el contrario invertir cantidades escasas  porque se quiere gastar el dinero en zonas deshabitadas puede ser tremendo para la economía del mismo país. De esta manera los españoles son como aquellos brasileños que querían construir una autopista en el Amazonas,  que por mucho que se esforzaran era una pérdida de tiempo y de dinero. Así se dieron cuenta en ese país latinoamericano de algo que los españoles todavía no han visto, que las infraestructuras deben construirse donde hay necesidad.

Por eso la independencia va hacer algo que en Cataluña ya llevamos muchos años reivindicando, que es una inversión constante en el territorio. Y ante tal situación, mi pregunta es: ¿Se convertirá Cataluña en la región más rica del planeta?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s