187.- ¿Resolverán sus diferencias el heterosexual, el homosexual y la transexual tras las elecciones?

Tal y como empecé mi escrito de ayer en Cataluña se hizo un gobierno de conveniencia, como una especie de matrimonio, pero sabiendo que era con la finalidad de la desconexión con España. Esto es muy parecido a aquel gay latino americano que se casa con una lesbiana catalana para conseguir los papeles, por supuesto que no irán a la cama juntos ni se convertirán en una pareja estable, ya que cuando se conocen descubren que ni por casualidad podrían vivir juntos, ya que si uno es ordenado, el otro más y nada está nunca en sus sitio, si unos es limpio, el otro multiplicado encontrando pelos del otro por todas partes, ella solo come sofritos y él es vegano. De manera que hasta que el latino no tenga sus papeles, tendrán que compartir espacio, pero siempre sabiendo que a los dieciocho meses el divorcio es seguro.

En España no hay gobierno y la cosa está más difícil, porque uno es hétero muy sexual, el otro transexual operado del todo y con mucha necesidad también de sexo, mientras que el otro es un gay extremadamente promiscuo. De manera que los tres tienen la intención de montarse fiestas en la misma casa, sabiendo que el hétero está completamente en contra de las orgías solo con hombres, algo absolutamente inaceptable para él y su religiosidad, e imprescindible para el gay. Todo ello con la condición que dure cuatro años, muy distinto a la relación entre el gay latino y la lesbiana catalana, ya que ellos lo tienen muy claro, pero los demás lo hacen solo porque no quieren chicas en su piso.

Esto que parece un vaudeville en Cataluña es resistible, cada uno en su habitación con cerrojo y si quieren algo más siempre se puede pactar. El latino pago su cuota para que la lesbiana aceptara tal disparate, así los dos se ven muy atados y no diré cuál de los dos partidos políticos catalanes representan a unos o a otros, porque seguro que no dejan de ser un binomio. Y todo el mundo puede haber conocido algún caso similar, quizás no de manera tan radical, pero si parecido.

El gobierno español lo tiene mucho más complicado, porque si ahora ya no tienen claro si podrán juntarse, imaginemos que pasará cuando tengan que negociar presupuestos, cambiar leyes o simplemente organizar una reunión. Los tres quieren estar en el gobierno, pernoctar en la misma cama sin tocarse y el hétero ya está peleado con los demás porque le toca dormir en medio. La casa es grande, pero los tres quieren la misma habitación, la misma cama y aquellos muebles antiguos que en el caso catalán ya quedó muy claro que tiraban a la basura. Es por ello que en Madrid no habrá posible acuerdo y tendrán que volverse a convocar oposiciones (elecciones), para ver si es posible que en la misma casa deban vivir, uno, dos o tres. Y mientras tanto el chanchullo catalán sigue con su proceso sin la oposición de un gobierno fuerte en España.

Y viendo que el acuerdo en España a la catalana es imposible, mi pregunta es; ¿Resolverán sus diferencias el heterosexual, el homosexual y la transexual tras las elecciones?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s