185.- ¿De dónde debo sentirme propietario, de España o de Cataluña?

No por haber nacido en Alemania en 1936 siendo judío te puedas sentir muy alemán, aunque tus padres emigraran a otro país poco después de nacer y que junto a toda tu familia siempre hubierais vivido en Estados Unidos, ni que ningún pariente tuyo hubiera desaparecido en un campo de exterminio. La pertenencia a un sitio es causada por la comodidad, por el saber que allí tienes a los tuyos y que por mucho que te hablen de anomalías políticas, tú siempre te sientes identificado con tu región. Eso mismo ha pasado a los catalanes que en el caso de mi familia a nadie mataron después de la Guerra Civil y eso que la principal causa de muerte de catalanes fue durante los primeros años de dictadura, con fusilamientos masivos. Mi madre recuerdo que contaba que de niñez tenía un miedo atroz a esos demonios rojos, sabiendo que su padre había estado encarcelado durante la contienda por los comunistas y los franquistas. Supongo que como si se tratara de la Revolución Francesa al final no se sabía con exactitud, quienes eran “los buenos” y quienes “los malos”, de esta manera metiéndolos a todos en la prisión, garantizabas que una equivocación no te llevaría ante un pelotón de fusilamiento.

Yo soy como aquel judío que nació en la Alemania nazi, que ningunos de sus parientes fue asesinado por el dictador, pero que no por haber nacido allí por casualidad, se deba sentir absolutamente alemán. Tampoco a nadie nos pasó que años atrás, antes de nacer no dejaran escoger donde naceríamos, si viviríamos siendo blancos, negros o “amarillos”. De esta manera te das cuenta que puedes nacer en una familia estructurada o des estructurada, con padres buenos o malos, con o sin dinero, obteniendo apellidos “distinguidos” o “vulgares”. Todo ello son cosas que no pudimos decidir, así todos nos encontramos con algo que seguro que no fue de nuestro agrado a los pocos años de haber nacido. La verdad es que yo no hice nada para tener los apellidos que tengo, ni para tener mis padres, ni para vivir en la sociedad donde vivo. Ha sido de mayores que nos forjamos un “destino” más parecido a lo que queríamos y a pesar del intento, en la mayoría de los casos no acabos consiguiendo aquello por lo que siempre hemos luchado.

Siendo mi situación diametralmente diferente a aquel judío nacido con un Hitler en el poder, no por haber nacido en España, me pueda sentir muy español. Porque yo no pude escoger la Cataluña que quería, ni que un rey del pasado se casara con una reina castellana, ni soy culpable de lo que pasó en 1714 en Barcelona, ni de la Guerra Civil Española. Todo ello son aspectos de mi pasado genético que yo en ningún momento pude controlar. Así aunque haya nacido en ese país, no tengo una deuda con él, pero a pesar de ello, España considera a los catalanes parte de su botín y de su única propiedad. Y eso sabiendo que ninguno de los españoles pudo escoger su origen, pero se lo toman como algo muy personal. Esto mismo pasó con todos los habitantes del planeta y viendo que todo el mundo se cree propietario de algo, mi pregunta es: ¿De dónde debo sentirme propietario, de España o de Cataluña?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s