128.- ¿Qué ha sido más perjudicial: la iglesia o el gobierno?

En la escuela de pequeño me enseñaron una serie de valores religiosos que no tienen nada que ver con la verdad, supongo que ahora los escolares de colegios similares, no aprenden lo mismo y no se trata que la realidad haya cambiado, porque es la misma, sino que querían imponernos unas maneras de ser poco reales. Parecido a aquello que nos inculcaron en las iglesias sobre Sodoma y Gomorra, donde el sexo desenfrenado conlleva a la corrupción y al mal vivir. Muchos de estos profesores acabaron su actividad de maestros para dedicarse a lo público, trabajando para partidos políticos como el Partido Popular, solo se trataba de poner en práctica todo aquello que enseñaban. Pero como si fueran habitantes de aquellos pueblos que el fuego eterno quemó según la Biblia, queriendo experimentar que se sentía ante esas “adversidades”, se dedicaron a ir cada día a misa, a escuchar el evangelio del dinero para acabar siendo ellos mismos aquellos monstruos que se quiso eliminar.

Para descubrir que lo malo no es irse a la cama con todo el mundo, ni tener un sexualidad particular, ni asistir a reuniones de sexo desenfrenado, sino que lo peor es robar a los demás con guante blanco, besar las manos de los obispos, para después fornicar con el dinero de los demás. Y la iglesia ha sido una gran colaboradora de estas pederastias donde los débiles no se pueden valer, imponiendo sus razones bajo el nombre de un libro “Sagrado”, mientras te vas quedando arruinado por querer pagar hasta el último céntimo de tus impuestos. Esos asesinos de almas, se han quedado con la plata esperando quedar impunes ante su expolio de ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Eso si, se arrodillaban el tiempo que fuera necesario para consagrar el Cuerpo de Cristo, incluso veneraban las misas en latín con el párroco de espaldas a los feligreses, todo puro teatro y del bueno como decía Mourinho.

Todavía los que no forman parte de los siete mil encausados en España siguen yendo a misa, esperando que su “buen” nombre no quede mancillado por algo que hicieron en un tiempo no muy pasado. Esa ya no es la España de la pandereta, sino la de las relaciones por dinero entre unos y otros. Uno de los ladrones más conocidos del partido lo conocí casualmente en una iglesia, no tuvimos ni un intercambio de palabras pero iba a misa para demostrar que era ideal para el puesto a que anhelaba. Era José María Aznar y lo tenía en la silla trasera, hasta que no me giré para salir de aquel “establecimiento” no me di cuenta que se trataba del que por aquel entonces todavía no era presidente del gobierno español.

Ahora gracias a esos móviles que siempre llevamos encima, podemos ver fotografiados a todos esos ladrones sentados en hoteles de lujo, realizando todo aquello que proclamaban como obsceno. Para que con los años se acabe descubriendo que las putas no son las malas, sino aquellos que las contratan. Y en España llevamos muchos años contratando prostitutas desde los ayuntamientos y sedes gubernamentales. Es por ello que me siento defraudado y engañado porque los bajos fondos no se encuentran en los suburbios de las ciudades, sino en los palacios del gobierno, en el lujo más refinado y rodeado de reinonas capaces de vender su alma por cuatro chavos. Pero a pesar de lo que yo pueda decir, mi pregunta es: ¿Qué ha sido más perjudicial: la iglesia o el gobierno?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s