119.- ¿Veremos alguna vez un SEAT Barcelona?

Los territorios, las regiones, las naciones, los países no son eternos, no siempre viven los mismos, ni puede haber homogeneidad entre todos los individuos, sobretodo debido a que la naturaleza tampoco nos hace a todos iguales. Habiendo altos, bajos, bizcos, cojos, de todo un poco para que nos distingamos entre nosotros, por eso imponer una medida estándar de humano acabaría con la especie, ya que al final nunca acabaría naciendo un hijo con las mismas condiciones exactas a lo estipulado. Es por eso que hay personas emprendedoras, otras mandonas, muchos peones, pero al final entre todos conformamos esta sociedad del bien estar. Esto no significa que después estemos de acuerdo en todo, ni que unos se quieran imponer a los otros, esto último hace que los sumisos puede que al principio lo acepten pero que a la larga sus hijos sean lo contrario, obligando a cambiar el rol. Como en pornografía se diría, se trata de un juego de roles que no siempre son las mismas posiciones pudiendo cambiar de parecer. Esto también pasa con la política donde hoy en día nadie se casa con un solo Partido Político, porque los que ahora son buenos después malos, al revés y todo mezclado.

En España el juego de roles siempre ha sido parecido, donde unos mandan y que siempre son los mismos, mientras que otros obedecen, con una coincidencia regional estricta. Nunca ha habido el cambio y según los mandantes, la Constitución les avala para que siempre sean los que deciden el futuro de los demás. De esta manera como si se tratara de la aristocracia, ellos son los de sangre “azul” y por tanto los que no son de su especie, lo tienen imposible llegar al poder. Por ejemplo, en el caso español sería del todo imposible que un catalán llegara a presidente del gobierno, porque esa capacidad está prohibida para los de aquella región. Suponiendo que el secretario general de un partido político español fuera catalán, este nunca podría llegar a presidir un gobierno español, porque las demás formaciones harían todo lo posible para desprestigiar a esa persona sobretodo por su origen, añadiendo que querría imponer su cultura catalana al resto de los españoles. Por eso sería del todo imposible tal posibilidad, incluso los ministros de origen catalán que viven en Madrid deben renegar de su cultura, siempre diciendo que la castellana es la mejor, poniendo la mayor cantidad de impedimentos para que Cataluña avance. Hasta el punto que muchos de ellos deben añadir a sus comentarios que ante todo son españoles, estando completamente en contra de una posible independencia de la región. Aún así, a pesar de los apellidos castellanos que puedan tener, nunca llegarán más arriba de sus posibilidades, prefiriendo siempre antes un castellano sin estudios, ni idiomas, que un catalán con carreras, doctorados y varios idiomas hablados a la perfección.

Los catalanes según para que, debemos ser españoles, pero para algunas cosas somos extranjeros. Un ejemplo muy clarificador de la situación fue cuando se propuso poner el nombre de una ciudad catalana a un SEAT, ya que todos se fabrican en Cataluña, la respuesta fue que eso era imposible porque nunca se pondría el nombre de una ciudad extranjera a un vehículo tan español. Con ello, lo del nombre de un SEAT Martorell que es donde los fabrican, sería del todo imposible y aunque se propuso tuvo una oposición extrema. Y ante todo ello mi pregunta es: ¿Veremos alguna vez un SEAT Barcelona?

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s