59.- ¿Se harán prostitutas las ministras del gobierno español si Cataluña se independiza?

No soy fan de las películas españolas, las mal llamadas españoladas,  no se trata de generalizar sino que la producción es escasa y para encontrar una de buena se debe buscar y rebuscar.  Nuestro cine no es como el Norte Americano que en un año se producen más de tres mil películas de las que solo llegan a las carteleras de los grandes cines en España unas cien, de las cuales menos de la mitad recordaremos. Todo ello para que solo oscaricen a una veintena, de manera que las ochenta restantes quedan olvidadas formando parte de estas cien que llegan a Europa, y que por tanto ya tuvieron un cierto éxito en su país. Si en toda la Península Iberica se producen cien películas al año,  solo llegan a la cartelera veinte, y para recodar tres o cuatro. De esas cien que se producen, más de noventa, una sexta parte se graba en las camas, viendo pechos, culos y demás, sin esas visiones ya no se puede considerar españolada.

Yo soy un romántico, supongo y si las películas no tienen final feliz ya no me gustan, a no ser que sea Titánic y que antes de ir a verla ya sabía que el barco se hundía. La maravilla del cine americano es que después de ver a un padre que maltrata a sus hijos, dejándoles sin financiación, haciéndoles pasar hambre, aunque ellos sean los que le pagan para que él pueda seguir manteniendo el ritmo de vida de rico, una mala persona que insulta y agrede a su mujer, provocando dos abortos y que ella acabe en silla de ruedas debido a un accidente de coche producido por él, ya que la estaba regañando por gastar demasiado, y que él al ser el adminsitrador necesitaba todo lo que los hijos le pudieran dar para poder mantener aquella familia tan desestructurada. Pero como buena película, él se da cuenta que necesita un empleo y buscarse la vida para que su mujer e hijos no tengan que trabajar para él, y de esta manera volver a un ritmo de vida más acorde a sus necesidades. El padre acaba siendo medicado por unos psiquiatras famosos, con la figura de Johny Deep como doctor jefe y Madonna como la madre, el padre o Matt Damon que es quien lo representa tras hospitalizarse y encontrar un trabajo maravilloso, pide disculpas a sus hijos y a toda su familia con la promesa de volverse a ingresar por cuenta propia si volviera a tener otra recaida. Al final se ve a la familia ya pasados unos años en Navidad todos cantando villancicos y el padre llorando en los brazos de su querida esposa.

Si la película hubiera sido epañola, este final feliz hubiera sido ver el padre en la cárcel tras asesinar a su mujer, en una casa casi de bajos fondos, la hija de prostituta, trabajando delante de la escuela de su hija que con casi diez años ya se comporta como su madre. Esta especie de tragedia es la que quiere el gobierno español con Cataluña, que desde Madrid se gobierna como si se tratara de una españolada. Ahora hay la curiosidad de ver como se pelean, sin hacerlo por el bien de España, sino por el bien de sus bolsillos Y mi pregunta es: ¿Se harán prostitutas las ministras del gobierno español si Cataluña se independiza?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s