8.- ¿Sabrá Cataluña aprovechar ese gobierno paupérrimo español lleno de incertidumbres y sombras que planean sobre su gobernabilidad?

La independencia de Cataluña tiene que ser algo nuevo, para muchos un proyecto inhaudito, poco común y sobretodo original, con una historia irreal y muchísima inventiva. La CCAA nunca fue un país en sus fronteras actuales unos condados que se unieron formando uno de solo, pero nunca la Cataluña que ahora conocemos. Muchos no lo saben, pero en 1714 Barcelona era la ciudad más rica de España, donde las damas de la alta sociedad vestían sedas y joyas jamás vistas en la Península Ibérica y a pesar de no poder comercializar con América sus negocios se extendían por todo el Mediteraneo, ya que desde la la Corona de Aragón se podía llegar por mar hasta Grecia siendo parte de su territorio. Muchos pensarán que ¿cómo fue posible que un rey de Francia pagara un precio tan alto para conseguir la ciudad de Barcelona como regalo a su sobrino?  Después del expolio de la ciudad robando y quemando todo lo que encontraron de valor, se quedaron con el comercio del Mediterraneo consiguiendo que por aquel entonces Francia se convertiría en una potencia comercial. Esto es algo muy habitual que se usa hoy en día para desbancar la competencia en las grandes empresas. En Terrassa la empresa Agut era una fábrica especializada en cajas y armarios de protección eléctricos, en contactores y los aparatos eléctricos para la puesta en marcha de motores. Su principal competidora era la Norte Americana General Electric y esta la compró por un alto precio, una vez ya estaba en sus manos empezó a despedir a gente para cerrarla. Es decir, que volviendo a lo anterior el rey francés tenía muy claro que si quería conseguir el comercio del Mediterraneo tenía que destruir a su principal competidor y por supuesto todo esto no lo hizo queriendo defender a su sobrino como si éste le debiera algo, al final el rey se cobró con creces la batalla.

La España de la democracia como la futura Cataluña independiente fue inventada explicando una historia irreal que poco tenía que ver con la realidad, esto pasa con los paises nuevos y en 1975 se trataba de un país nuevo que había perdido parte de su territorio en África que era el Sahara. Muchos de los que nacieron después de la Guerra Civil fueron a luchar por la unidad de España en aquel territorio que por aquel entonces solo era un desierto gobernado por una burocracia poco inteligente, que dos días después de la muerte de Franco, regaló a Marruecos. Por aquel entonces la empresa SEAT era la más importante en fabricación de coches de España, y el petroleo se tenía que traer en barcos para poder suministrar el combustible de la inmensa flota de SEATs que había por todo del país. Pero a nadie se le ocurrió que como pasaba en el desierto de Arabia Saudí, o en Libia, allí, bajo las dunas de arena podían haber bolsas gas y de petroleo, de manera que los sucesores del dictador regalaron oro negro  y gas a cuatro pesetas. Y todavía escuchamos las maravillas de la transición mientras que ahora España podría ser un gran productor de petroleo y gas donde media UE dependería de nosotros. Sobretodo no debo olvidar el “milagro de España” tras la Guerra Civil.

Pues aquella invención de una España con autonomías fue una chapuza como el regalo del Sahara que los españoles hicimos a Marruecos. Eso si nos quedamos dos ciudades costeras, Ceuta y Melilla, sin nada que ofrecer pero que tienen un régimen autonómico especial, parecido la de las Islas Canarias, al del País Vasco y al de Navarra. Es decir que el “café para todos” era vino para unos y agua para otros. Madrid tuvo que inventarse su propia CCAA ya que no quería sentirse integrado dentro de las Castillas por un tema de prepotencia y superioridad, así teniendo la Agencia Tributaria de las CCAA sin privilegios, ellos podían menganear a su gusto. Todo fue un invento a la española, conservando los ministerios con sus miles de trabajadores no censurados en la CCAA y que al trabajar para la Capital de España nadie podría saber el número exacto de funcionarios que trabajarían en aquella ciudad. Todo esto creando unas autonomías con sus particulares ministerios con competencias propias que sin ninguna nacesidad se llegarían a controlar desde Madrid, duplicando y triplicando por diez el número de funcionarios, ya que cada CCAA tiene su Consejero de Cultura duplicado en un ministro con su gran sueldo y sus miles de trabajadores en el Ministerio de Cultura un trabajo inexistente porque si la Comunidad Autónoma ya tiene funcionarios para hacerlo será porque desde Madrid se consideran a los gobiernos autonómicos de segunda.

Los españoles como los humanos seguimos los caminos y si no hay, nos los inventamos, ya lo hicimos en América y desde 1975 en España. Ahora Cataluña partiendo de unos buenos maestros hará lo mismo abriendo el camino hacia la independencia, prescindiendo de si hay o no caminos trazados para conseguirla. Por suerte gracias a los locos y alocados del mundo ahora vivimos como nunca de manera general en todas partes. Lo bueno de todo ello es que a Cataluña le toco el Gordo de Navidad el 20D con un gobierno español frágil, inestable y tremendamente débil. Y ahora me pregunto: ¿Sabrá Cataluña aprovechar ese gobierno paupérrimo español lleno de incertidumbres y sombras que planean sobre su gobernabilidad?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s