1-. Ya está aqui el 20D

Sin pactos ni reservas, sin vida ni muerte, sin España ni Cataluña, el día D ya está aquí, sabremos la verdad, quién gana y quién pierde, aunque al final todos sean ganadores. Todos habrán ganado las elecciones desde los que no tengan ni representación, hasta los que con su mayoría no puedan organizar ningún gobierno, pero lo que cuenta es saber que partido puede gobernar. La realidad será una gran derrota, cuatro partidos con los escaños repartidos sin que ninguno de ellos tenga la clave para escoger a un presidente, eso llevará a la incertidumbre y al desepero de los que se sentirán mayoritarios, dos escaños, cinco votos y un punto que hará incrementar el tanto por ciento del incierto vencedor. Estas elecciones serán las del fracaso, cuatro años perdidos porque los que podrán mandar estarán tan atados por los “minoritarios” que sus propuestas habrán quedado diluidas en castillos de arena y lo peor de todo será la debilidad de un estado decadente que llevará a la independencia de los territorios más fuertes. España fracasará el 20D pero Cataluña ganará, y para que haya vencedores tiene que haber vencidos, el dinosaurio se  atraganta y de su interior salen partes que nadie creía que existían, los odios serán el resultado de años de insultos, vejaciones y reprimientas para los más desfavorecidos. No habrá perdón por la debilidad y Cataluña lo aprovechará aniquilando la poca credibilidad que le queda a España, tantos años mintiendo a la Unión Europea para que todo el mundo vea que ante la fragilidad de la decadencia extrema quién mantenía al monstruo era Cataluña. Siempre podrán hablar de un gobierno frágil, de una economía débil, de una crisis sin solución, para poder culpabilizar a los catalanes, pero siempre sabiendo que fueron ellos con sus despilfarros, sus derroches, sus malas costumbres y sobretodo su grado de superioridad que se habrán cargado lo poco que le quedaba de unión a España. Ahora estos desgarradores de la realidad se quedarán sin su gallina de los huevos de oro, aquella que dándole miserias para comer se recuperaba ofreciendo lo mejor de si misma y aconsejando la manera para que España pudiera continuar manteniendo el gallinero. Las demás aves del corral son tan jóvenes como la sagrada gallina, pero están acostumbradas a no dar nada a cambio, viven de las riquezas que les ofrecen tras repartir el preciado metal entre todas. La mayoría ni reconoce que hay una que las alimenta que da de de comer al corral, a la granja y al monstruo llamado España.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s